Trastornos de ansiedad


La ansiedad es una emoción más, dentro del arcoíris de las emociones. Las dificultades surgen cuando esta emoción se convierte en patológica y se vive como una sensación difusa de angustia o miedo y deseo de huir, sin que la persona pueda identificar claramente el peligro o la causa.

Los síntomas de ansiedad son muy diversos, tal vez los más comunes consistan en hiperactividad vegetativa, que se manifiesta con taquicardia, sensación de ahogo, temblores en las extremidades, sensación de pérdida de control o del conocimiento, transpiración, náusea, rigidez o debilidad muscular, insomnio, inquietud motora, dificultades para la comunicación, pensamientos negativos y obsesivos, etc.
Esta ansiedad a niveles patológicos provoca gran sufrimiento e interfiere en la vida diaria de la persona.

Entre los trastornos de ansiedad se encuentran las fobias, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, la agorafobia, el trastorno por estrés postraumático, el trastorno de ansiedad generalizada o el trastorno de ansiedad social entre otros.

Los datos estadísticos hablan de un alto porcentaje de recuperación completa a largo plazo con la ayuda de terapia cognitivo-conductual y EMDR. Las personas que sufren de ansiedad en cualquiera de sus manifestaciones, tienden a pensar que el sufrimiento es crónico y no tiene solución. Pues bien, no es cierto. Los síntomas físicos limitantes pueden remitir en pocas semanas, aunque lleven años padeciéndose, con el tratamiento farmacológico adecuado. Un buen tratamiento terapéutico puede eliminar totalmente el cuadro de ansiedad.